CIES - 25 años construyendo conocimiento para mejores políticas

Telefono: (51-1)463-2828

Arequipa. ¿Brechas de género en la generación de empleo? Impactos socioeconómicos de la Minería

    Se encuentra usted aquí

    • Usted está aquí:
    • Inicio > Arequipa. ¿Brechas de género en la generación de empleo? Impactos socioeconómicos de la Minería
Resumen del informe final: 
 
La presente investigación, ganadora del Concurso Anual de Investigación CIES 2017,  se encuentra en actual desarrollo. El informe final será publicado en los próximos meses.
 
 
 
A continuación acceda a los PRODUCTOS INTERMEDIOS de este proyecto de investigación, camino a su informe final: 
Motivación
Se sabe que la minería ha influenciado en el desarrollo económico del Perú y de la región de Arequipa durante las últimas dos décadas, más aún durante el llamado “super-ciclo de materias primas” de los años 2002-2011. La producción minera, particularmente de Cobre, se ha incrementado exponencialmente en los últimos años, pasando el PBI minero de representar el 5% del total en 1994 a 30% en el 2008 (para este año las exportaciones de cobre representaron el 80% del total). Sin embargo, con el nuevo contexto internacional de precios bajos es pertinente evaluar la persistencia de estos efectos en el tiempo.
Objetivo principal, problema de investigación, hipótesis y vinculación a la política pública
Objetivo principal
En este contexto, nos planteamos las siguientes preguntas de investigación: ¿En qué medida la minería ha generado oportunidades laborales para los hombres y mujeres y cómo este impacto se diferencia según el género de los mismos?
 
Problema de investigación
Desde el 2011 existe un contexto internacional adverso, cayendo precios, producción y exportaciones, lo cual puede haber contraído los efectos positivos del boom. Asimismo, encontramos muy importante el análisis de género tanto para los años de bonanza, como de caída. En particular, es de interés para las políticas públicas evaluar si las oportunidades de desarrollo económico y de empleo (calificado y no calificado) generadas por la minería en la región de Arequipa se han distribuido equitativamente entre hombres y mujeres.Dado que el super-ciclo de materias primas ha terminado, proponemos un análisis de tres cortes de tiempo en esta historia de dependencia peruana hacia los recursos: una ‘situación inicial’, el año 1993, cuando las reformas liberalizadoras y la instalación de mineras era aún incipiente; un año del punto más álgido del boom, el año 2007; y finalmente, un punto de declive, el año 2013, donde el super-ciclo ya había llegado a su fin.
 
Hipótesis
Son dos hipótesis de trabajo:
- H1: La minería en Arequipa ha contribuido con poca generación de empleo en hombres y mujeres, siendo el impacto en el empleo femenino mucho menor en términos de calidad del mismo e ingresos.
- H2: El impacto (de existir) de la minería en empleo e ingreso en hombres y mujeres no ha sido sostenible a través del tiempo.
Asimismo, exploramos la pregunta de si el ‘boom’ de recursos naturales se ha visto traducido en oportunidades laborales para hombres y mujeres, y si ha existido alguna diferenciación o brecha entre las mismas.
 
Vinculación a política pública
El presente proyecto puede promover un diálogo de políticas sobre: (i) la capacidad de generación de empleo de la minería y sus efectos diferenciados por género; (ii) el efecto que puede tener la gran minería en los hogares y la capacidad de estos de beneficiarse (o perjudicarse) de la minería; y (iii) la eventual necesidad de repensar el desarrollo económico basándose en la minería, con el objetivo de promover alternativas productivas sostenibles de desarrollo económico local. Esta información será de principal relevancia para algunos entes estatales vinculados a la generación de empleo y empoderamiento de la mujer, como el Ministerio de la Producción, Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Ministerio de Energía y Minas, el Gobierno Regional de Arequipa, entre otros.
Nota metodológica
La presente investigación tiene como principal objetivo el de evaluar el impacto que ha tenido la Gran Minería (GM), en términos de generación de empleo, en hombres y mujeres en la región de Arequipa. Asimismo, se busca contrastar si los impactos (de existir) han sido sostenibles en el tiempo (después de la caída de los precios internacionales del 2011).
 
Para ello, seguimos dos metodologías de evaluación de impacto complementarias, las cuales consisten en estimar a través de un modelo econométrico de Diferencias en Diferencias (DiD) el impacto causal de estar expuesto a la minería en variables relacionadas al empleo y la calidad del mismo. Usamos primero un modelo a nivel de individuo, usando las Encuestas de Hogares (ENAHO 2001-2016), y luego un modelo a nivel de distrito, empleando los Censos de Población (1993-2007), además del SISFOH 2013. Previamente hemos definido el hecho de ser un hogar o distrito afectado por la gran minería a través del cálculo de distancias entre la mina y el distrito u hogar, definiendo inicialmente un corte de 20 kilómetros como umbral.
 
Particularmente nos importa analizar los impactos sectoriales tanto director (generación de empleo minero) como indirectos (generación o destrucción de empleos en el sector agrícola, servicios y mercado doméstico-amas/os de casa), y analizar cómo este boom (y bust) de minería ha causado que las mujeres se trasladen de un sector a otro. Se analizan efectos heterogéneos y/o diferenciados entre sectores, distancias, hombres y mujeres y otras variables relacionadas a la calidad de empleo.
Resultados preliminares
Nuestra econometría encuentra un efecto diferenciado en la generación de empleo de hombres y mujeres. El modelo a nivel de individuos muestra un efecto positivo en la probabilidad de estar empleado de hombres y mujeres durante el periodo de boom, aunque el efecto es negativo en los hombres durante el bust. Asimismo, los efectos sectoriales indican que las mujeres tienen una disminución en la probabilidad de ocuparse en el sector         doméstico, mientras que los hombres incrementan su probabilidad de ocuparse en servicios de alta calificación, agricultura y minería, mientras que disminuye su probabilidad de ocuparse en el sector de servicios de baja calificación.
 
Observamos entonces que hay un efecto sustitución en el mercado de trabajo: un sector de hombres dejan de trabajar en el sector servicios y van hacia otros sectores (minería y agricultura). Analizando este ‘reallocation effect’ o efecto reasignación del mercado laboral, encontramos que las mujeres que entran al sector servicios de baja calificación son aquellas mayores de 50 años (principalmente este sector compone el sector comercio, restaurantes y hoteles). Sin embargo, esta generación de empleo es de baja calidad, sin contrato o con contratos temporales, y en su mayoría informal. Se observa un incremento de la mano de obra calificada, pero solo en la ciudad de Arequipa.
 
Por otro lado, el modelo a nivel de distritos nos da mayor información sobre los efectos reasignación en el mercado de trabajo, al tener más observaciones y poder comparar la estructura del mercado de trabajo de cada distrito. Los resultados pueden interpretarse como efectos de largo plazo ya que estamos comparando el año 1993 contra el 2005, y luego este contra el 2013. Los resultados muestran que solo los varones se benefician a largo plazo en el boom de minería, pero también se perjudican en el bust, mientras que las mujeres no ven afectado su cantidad de población ocupada en los distritos mineros. Nuevamente se observa una mayor asociación entre el empleo masculino y el ciclo minero. En cuanto a los resultados sectoriales, se refuerzan los hallazgos del modelo a nivel de individuos, en la medida que hay un efecto reasignación del sector agricultura (mujeres) hacia el sector servicios de baja calificación (mujeres). Además se observa que en el largo plazo, el sector doméstico permaneció no afectado por la Gran Minería.
Resumen bibliográfico
La revisión de literatura muestra la relación entre un boom de recursos naturales y los canales de impacto que pueden darse en la población local afectada por la minería, y de cómo estos efectos son diferenciados por género.
 
El boom de recursos puede ser visto como un choque de demanda positivo que incrementa la producción de bienes locales y demanda mano de obra. En un contexto de equilibrio general, el beneficio del sector minero puede transmitirse a otros sectores, en la medida de que la demanda de bienes y servicios. Este beneficio podría acumularse no solo para los trabajadores de la industria afectada, sino también para los trabajadores de otras industrias dependiendo del grado de interrelación entre la minería y la economía local (backward linkages o eslabonamientos hacia atrás). En particular, el modelo predice que el choque de demanda beneficiaría principalmente al sector no transable, como los servicios. El efecto en los sectores transables es ambiguo. Por un lado, puede ser negativo debido al aumento en los salarios y las rentas de la tierra. Por otro lado, puede beneficiarse al aumentar las economías de aglomeración asociadas con la población más grande.
 
Ahora, ¿existen efectos diferenciados en el empleo y las oportunidades en torno a los puestos de trabajo que la minería genera? ¿Cómo se beneficia la mujer de este aumento del ingreso local y el empleo? El efecto de la minería industrial o Gran Minería en el empleo local de las mujeres es ambiguo. Ross (2008. 2012) explica que la minería perjudica el empleo de las mujeres a través de los canales tanto de demanda como de oferta. En su modelo, la oferta de mano de obra femenina se reduce a través de un efecto de ingreso familiar, estimulado por mayores ingresos masculinos y/o mayores transferencias gubernamentales. La demanda de mano de obra femenina disminuye a medida que la manufactura y agricultura (producción orientada a la exportación y dominada por las mujeres) queda desplazada por los efectos de la enfermedad holandesa. Sin embargo, esto puede no cumplirse del todo si la mano de obra femenina de estos sectores tiene la oportunidad de cambiar al sector servicios, no necesariamente la demanda por trabajo femenino disminuye. El empleo femenino puede concentrarse en el sector comercio o servicios. Entonces, si las mujeres pueden encontrar trabajo en el sector de los servicios, tal vez no sean expulsadas de la fuerza de trabajo. Sin embargo, esto es algo que Ross (2008) considera más probable en los países occidentales que en el mundo en desarrollo.