CIES - 25 años construyendo conocimiento para mejores políticas

Telefono: (51-1)264-9855

La agricultura peruana frente al TLC ¿oportunidad o maldición?

    Se encuentra usted aquí

    • Usted está aquí:
    • Inicio > La agricultura peruana frente al TLC ¿oportunidad o maldición?
Resumen: 

El Acuerdo de Promoción Comercial (APC) – mejor conocido como TLC - entre Perú y Estados Unidos fue suscrito el 12 de abril del 2006 y ratificado por el Congreso peruano el 28 de junio del mismo año. Los compromisos adquiridos en la negociación del TLC en materia de agricultura se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Acceso consolidado al mercado estadounidense de todos los productos actualmente beneficiados por la Ley de Promoción Comercial Andina y Erradicación de la Droga (ATPDEA), y extensión a otros productos hasta cubrir casi 100% de lo que actualmente se exporta al mercado norteamericano. El resto del universo arancelario —que incluye un grupo importante de lácteos, azúcar y derivados— podrá ingresar libre de aranceles mientras no sobrepase cuotas crecientes establecidas en el propio acuerdo. Por último, salvo el caso del azúcar, los cronogramas de ampliación de cuotas aseguran que todos los productos sujetos a cuota entrarán libres de aranceles en periodos que varían entre cinco y diecisiete años. 

  • El Perú otorga a Estados Unidos acceso libre de aranceles para 56% de las partidas nacionales, las que segúnMINAG (2006) representan 88,7% del valor total importado desde Estados Unidos. Para 125 partidas arancelarias asociadas a arroz, aceites, carne bovina, cuartos traseros de pollo, lácteos y maíz amarillo duro, los plazos de desgravación varían entre diez y diecisiete años.

  • Ambos países se comprometen a la no aplicación de subsidios a la exportación en el comercio que desarrollan entre ellos.

  • Posibilidad de restituir parcialmente el arancel por un tiempo limitado si el volumen de las importaciones de un grupo específico de productos supera en un porcentaje determinado la cuota establecida anualmente en el acuerdo. Entre los productos cubiertos por esta salvaguarda especial destacan el arroz, la leche en polvo, la mantequilla y los quesos, la carne bovina y los cuartos traseros de pollo.

  • Posibilidad de que Estados Unidos reemplace la desgravación arancelaria del azúcar por un mecanismo de compensación para los exportadores peruanos, equivalente a la reducción de costos que generaría la reducción arancelaria.

  • Desmonte gradual de la franja de precios, en el sentido de que se aplicará mientras no exceda los topes arancelarios considerados en el cronograma de desgravación.

Durante el proceso de negociación y luego de su ratificación por el Congreso se ha venido desarrollando un debate en torno al impacto que este acuerdo podría tener sobre la agricultura Peruana. El propósito de éste estudio es realizar una investigación comparativa, usando como referencia la experiencia de México (con amplio sector de economía campesina) para extraer lecciones para el Perú sobre qué tipo de políticas se requieren tanto para que maximizar los beneficios que los Tratados de Libre Comercio sobre el sector rural del Perú como para limitar sus impactos no deseados.
A la luz de la experiencia de otros países cómo México, que mantiene un TLC con Estados Unidos desde 1993, el TLC puede constituirse en un importante motor de crecimiento en donde los sectores intensivos en mano de obra encuentren oportunidades comerciales importantes. En ese contexto es posible que un TLC genere un importante crecimiento del empleo y de los ingresos en el sector urbano. Sin embargo, en el sector rural su impacto depende no sólo de esta negociación sino, sobre todo, de una clara voluntad para impulsar políticas internas que transfieran las capacidades, bienes y servicios públicos que requiere el sector rural para aprovechar los eventuales beneficios potenciales del Tratado. En este contexto conocer qué ha ocurrido en México después de la entrada en vigencia del TLCAN es sumamente relevante.
Tal como se verá más adelante, el TLCAN ha permitido dinamizar la economía mexicana, lo que a su vez ha tenido un efecto positivo importante tanto en la pobreza urbana como la rural. Sin embargo, el TLCAN habría exacerbado al mismo tiempo dinámicas de exclusión que ya estaban presentes el sector rural mexicano. Mientras que los Estados del Norte y los productores más modernos han logrado aprovechar las oportunidades comerciales del TLCAN los Estados del sur de México y los productores más pobres no se han podido beneficiar en la misma medida. Alguno de estos últimos han logrado mejorar sus condiciones de vida mediante cambios en sus estrategias de generación de ingreso, pero la mayor parte no han logrado aprovechar estas oportunidades. Por el contrario, la estructura de incentivos establecida desde el Estado, los ha empujado a mantener e incluso expandir la producción de cereales básicos como mecanismo de protección. En este contexto, alguna de las preguntas centrales que ésta investigación pretende responder son las siguientes: ¿Porque los productores agrícolas mexicanos no han hecho la transformación hacia otros cultivos (distintos de granos básicos) hacia cultivos donde supuestamente tienen ventajas comparativas? ¿Qué estrategias alternativas han surgido para enfrentar el TLCAN? ¿Qué rol han jugado las políticas públicas para apoyar/limitar la transformación productiva y para reducir la vulnerabilidad de quienes fueron afectados?
 En la medida que la investigación se ha venido realizando al mismo tiempo que ocurría la negociación del TLC con los Estados Unidos, la aprobación del Acuerdo (denominado “Acuerdo de Promoción Comercial”) y su posterior ratificación por el Congreso Peruano, el estudio incluye además de documentar del caso mexicano, una revisión de los estudios que se han hecho recientemente en el Perú para evaluar los posibles impactos del TLC (o APC) con Estados Unidos. El contraste entre lo que la literatura económica decía que iba a ocurrir en México antes del inicio de la implementación del TLCAN y lo que realmente ha ocurrido servirá de marco de referencia para identificar las limitaciones de los ejercicios de simulación que se vienen haciendo para el caso peruano.